Historia de la Profesión Constructor Civil e Ingeniero Constructor

1944 la Universidad de Chile crea el título Profesional de Constructor Civil como respuesta académica a la necesidad de regular y fiscalizar de mejor manera la Construcción en Chile, la que se comportó de muy mala manera  en el terremoto de Chillán de 1939, en el cual murieron 5648 Personas producto del colapso de casas y estructuras de uso público,  como Teatros, Colegios  y Hospitales los que no dieron tiempo a nadie para escapar.

La incorporación de un  Profesional Universitario de Terreno que ejecutara las obras bajo un nuevo marco regulatorio, garantizaba a las autoridades, la correcta ejecución de las obras proyectadas, dando tranquilidad a la ciudadanía afectada por los hechos recientes.  Si bien la profesión Universitaria era nueva, esta actividad era ejercida por Constructores Prácticos, quienes ejercieron una gran presión en el Congreso  para ser considerados dentro de la nueva ley que regulaba la Profesión de Constructor Civil.

1955 bajo el Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo se promulga la ley 11.994 que crea el Colegio de Constructores Civiles incluyendo a Constructores Civiles Universitarios y a Constructores Prácticos que hayan adquirido la experiencia antes de 1955,  dando un plazo de un año para regularizar su situación, los que debían presentar un Certificado de más de 5 años de experiencia emitidos por una Municipalidad o el Colegio de Arquitectos que llevaba el registro de Constructores Prácticos, otra opción era rendir un exámenes de competencia en la Universidad de Chile, (En la actualidad ya no hay Constructores Prácticos que ejerzan al profesión)

La Ley que regulaba la actividad le otorgo gran poder al Colegio de Constructores estableciéndolo como un ente fiscalizador de la profesión, incluso con la facultad de suspender o multar a los colegiados, sanciones muy fuertes, considerando que era obligatorio estar inscrito  para ejercer.

1981 se promulga la ley N°3.621, que entregaba  libertad para ejercer la profesión sin estar inscrito en un Colegio Profesional, siendo el único requisito para ejercer, estar en Posesión de un Título Profesional, lo que provoco la pérdida masiva de Colegiados. 

1990 Producto de las circunstancias Políticas que atravesaba el País y el Colegio,  no se pudo impedir que la profesión fuera excluida de las profesiones  de carácter exclusivamente Universitarias, La ley LOCE de 1990  otorgo la facultad de emitir Títulos de Constructor Civil a Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica.

1991 La PUCV cambio el nombre de su  Escuela, otorgando el título de Ingeniero Constructor, con este cambio empieza a cobrar fuerza la idea de Cambiar el Nombre de la Profesión,  en especial entre los estudiantes de diferentes planteles de Provincia.  El cambio fue muy resistido entre los Profesionales de mayor edad y las Universidades Fundadoras, en especial la UC y la UTFS, ya que consideraban que afectaría gravemente la identidad de la Profesión. Pero la idea se transformó en Realidad al cabo de 9 años, donde la mayoría de las Escuelas cambiaron de Nombre, generando una dualidad que se mantiene hasta el día de hoy.

2003 Un estudiante de la UNAB, crea la comunidad Virtual de Ingenieros Constructores y Constructores Civiles de Chile en conjunto con Estudiantes y Profesionales  de la UTEM, la USACH,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *